Logo_rediisir

Atención Sanitaria

Imagen de Natalia Ovcharenko en Pixabay

Hay que tener en cuenta que la llegada de migrantes no supone una amenaza para la seguridad sanitaria de los países que los acogen.

En cuanto a las enfermedades importadas, especialmente las enfermedades tropicales, no tienen repercusión sobre la salud pública, ya que las posibilidades de transmisión son bajas en nuestro medio y no suelen estar presentes los vectores adecuados.

En todo caso, los fenómenos de desplazamientos masivos por turismo o negocios suponen el mismo riesgo o mayor.

Para las enfermedades para las que sí existe un vector en el país de acogida (como por ejemplo dengue o paludismo) existe un refuerzo de los sistemas de vigilancia epidemiológica específicos de esas enfermedades emergentes, que son Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO), y de la distribución de los vectores.

En este documento se pueden consultar las principales enfermedades infecciosas importadas junto a la posibilidad de ser padecidas según continente de origen y aquí la lista de EDO para la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Estas son algunas consideraciones previas a tener en cuenta para atender en consulta a personas solicitantes de protección internacional:

– Aunque suelen tener alta capacidad de resiliencia, fortalezas y un trato respetuoso, puede ocurrir que tengamos que lidiar con actitudes y sentimientos que pueden no ser las deseadas; como desconfianza inicial, sentimientos de ira, enfado y frustración, escasa capacidad de atención y retención de información, alto nivel de ansiedad, etc…

Debemos actuar desde la calma y el respeto, entendiendo su actitud no como algo personal, sino como algo relacionado con las experiencias vividas y/o la situación de vulnerabilidad sentida.

– Es necesario conocer su percepción, cuáles son sus miedos y sus preocupaciones. Muchas veces, las personas migrantes no se sienten escuchadas o sienten que su opinión no es tenida en cuenta.

Pregunta el motivo por el que se sienten o reaccionan de una determinada manera.

– Debemos promover un clima de confianza y acogedor. Explica al/la paciente que el centro de salud es un espacio seguro donde se garantiza la discrecionalidad y la confianza.

Explica la figura del trabajador o trabajadora social sanitaria, ya que muchas personas migrantes desconocen su existencia y sus funciones.

– Muéstrate disponible para seguir hablando siempre que lo necesite. Sentirse escuchado/a y acompañado/a es un apoyo muy valioso. Recuerda indicar cuándo y de qué manera te puede localizar.

– Trata de comprender las diferentes posiciones de poder y/o desigualdad de las que parte cada persona y tenlo presente a la hora de atenderles.